Certificación de Facilitadores

 ¿Qué es la certificación de facilitadores?


Es un medio para demostrar a la comunidad eclesial quiénes son los agentes facilitadores que han alcanzado el fortalecimiento de su identidad, saberes y habilidades para desempeñar el servicio en la formación básica; que cuentan con experiencia y se integran en programas de formación permanente.



¿Por qué certificarse? Razones para la Iglesia

 

  • La Iglesia necesita reconocer y contar con agentes de calidad, conscientes de su vocación bautismal, corresponsables y capaces de dar testimonio de vida en los ambientes en que se mueven.
  • Se requiere garantizar que estos agentes posean cimientos sólidos, una espiritualidad madura; una formación integral lo suficientemente amplia, que dé seguridad a la Iglesia para confiarles la formación de otros bautizados.
  • Para incentivar la comunión eclesial con la Arquidiócesis, con sus respectivas Vicarías, decanatos y parroquias y estar integrado de manera adecuada en el conjunto.
  • Una certificación unifica criterios, orienta a futuro, es una forma de dar seguridad de seguimiento a la formación de los laicos.

 

¿Por qué certificarse? Razones para los agentes

 

  • Para contar con el reconocimiento eclesial ante las comisiones y pastores que lo soliciten.
  • Para reconocer y mostrar la existencia de facilitadores competentes, que se mantienen en contacto con el programa de facilitadores, y en actualización permanente.
  • Es la culminación de una etapa que sistematiza la formación.

 

¿Por qué certificarse? Razones para el programa del ser y quehacer del facilitadores

 

  • Permite en un periodo determinado, conocer el impacto del programa, implementado en ambientes específicos.
  • Es una forma de evaluar el programa, identificar fortalezas y debilidades, para enriquecer y mejorarlo.
  • Apunta a la conformación de una comunidad de facilitadores sólidamente formados, que se mantienen en contacto con el programa arquidiocesano y en actualización permanente.
  • A futuro es una forma de dar seguridad y seguimiento a la formación de los laicos.

     

Ventajas y razones para certificarse

 

  • Poseer un documento eclesial que dé validez a las competencias desarrolladas por un facilitador.
  • Participar en un proceso de actualización y formación permanente, ligado a la Vicaría de Laicos.
  • Para asumir públicamente el carácter de agente facilitador.

 

Criterios generales

 

  • El proceso de certificación de facilitadores se establece para agentes laicos adultos, que hayan pasado por el Programa de profundización del ser y quehacer del facilitador.
  • La certificación se renueva cada tres años en la Vicaría de Laicos, previa actualización.
  • La entidad certificadora es un equipo reconocido por el Vicario para los Laicos.
  • La Vicaría para los laicos emite el documento que acredita al facilitador certificado (credencial de la Arquidiócesis).
  • La apertura del proceso se hace cada año en el mes de Julio y se entrega un dictamen en septiembre.
  • El dictamen consiste en valorar las competencias personales, y resolver la certificación en tres niveles:

        - Cero (automática).

        - Con observaciones (actividades complementarias).

       -  Con actividades de refuerzo programadas.

 

¿Quién puede recibir la certificación? Rasgos del candidato 

 

  • Asumir la responsabilidad y satisfacción de servir como facilitador de la formación básica.
  • Ser facilitador activo, comprometido con su Iglesia, dispuesto a seguir preparándose, responsable y dócil, que sepa trabajar comunitariamente; que sea alegre y su apostolado lo plenifique.
  • Grandes deseos de comunión en el servicio con la Arquidiócesis, como miembro de la comunidad de facilitadores.
  • Estar integrado como facilitador en una comunidad, seguir creciendo en todas las dimensiones como facilitador.
  • Estar dispuesto a la formación permanente, apertura para seguir creciendo.

 

 

Requisitos para el proceso de certificación

 

 

 

Documentación a entregar

 

  • Carta de exposición motivos: ¿por qué se quiere certificar?
  • Documento: Historia de servicio pastoral.
  • 1 fotografía tamaño infantil.
  • 1 copia simple del registro de nacimiento o de una identificación oficial.
  • Comprobantes de formación religiosa:

       - Formación básica (o carta testimonial, firmada por un director, párroco u otro facilitador).

       - Taller de facilitadores.

       - 3 constancias de programa de acompañamiento.

       - Cualquier otro comprobante de estudios religiosos.

       - Comprobantes de formación civil.

       - Comprobante de experiencia como facilitador (firmado por un sacerdote, un director o coordinador de centro).

       - Autoevaluación (quien no la realizó).

 

 

Para más información contactar a la Arquidiócesis de México con:

Lic. Leticia Estrada Silva
Coordinadora
Tel. 5208.3200 ext. 1357
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  (descargar)

 

 

 

 

Acerca de nosotros

Pertenecemos a la Coordinación Arquidiocesana de Formación de Agentes de Pastoral (CAFAP), entre las cuales se encuentran las comisiones de: Vicaría de Área de Pastoral, Vicaría de Agentes, Vicaría para los Laicos, Equipo de Ediciones Pastorales, entre otras más.

Realizamos el itinerario formativo de los discípulos misioneros para la Ciudad de México, esto es con el fin de impulsar la renovación para avanzar en nuestra conversión como Iglesia Misionera.

 

Síguenos en