¿Cómo y dónde implementar la Formación Básica?

 

 

 

Los ambientes para la formación básica habrán de ser verdaderas escuelas de comunión y misión. Nuestra iglesia particular desea poner los medios de formación al alcance de todos los bautizados.

Ésta es la razón por la que los ambientes y lugares para recorrer el itinerario de formación básica pueden ser diversos según el tipo de interlocutores y la finalidad: CEFALAE’s, centros decanales y parroquiales, pequeñas comunidades, asociaciones, movimientos, etc.

 

Centros de Formación de Agentes Laicos para Acciones Específicas (CEFALAE’s)

 
 

 

«En la experiencia arquidiocesana la formación básica se ha realizado, principalmente desde el CEFALAE (OP 2009, 73)», a nivel decanato.

Su objetivo es formar Laicos para Acciones Específicas que se integren a las acciones pastorales parroquiales. Es el centro idóneo para formar agentes.

Esta formación está dirigida a personas que tengan la formación inicial como vivencia (si las personas llegan sin formación inicial se lleva a cabo una catequesis kerigmática) y principalmente a Agentes Laicos en servicio que desean cimentar su formación cristiana.Se requiere que los laicos sean propuestos por su párroco.

El proceso tiene una duración de tres años, se emplea un año por cada ciclo,considerando un mínimo 20 horas por cada manual (3 manuales por semestre o 6 manuales por año).

 

La formación en CEFALAE ofrece los siguientes beneficios:

 

  • Sistemática. Provee una reflexión ordenada y articulada de los contenidos. Recorre el itinerario formativo completo y en orden, apoyándose en los 19 manuales de formación básica (Manual 0 y 18 Manuales).
  • Gradual. Lleva a las personas a crecer paulatinamente, pasando de la conversión a la comunión y luego al apostolado.
  • Integral. Provee de un ambiente comunitario que propicia el crecimiento de todas las dimensiones de la formación: humana, comunitaria, intelectual, pastoral y misionera.
  • Reflexiona todos los contenidos de la formación básica sin dejar fuera ninguno, además decomplementar con otros contenidos.
  • Confiere una formación muy sólida a aquellas personas que después optarán por el servicio de facilitadores.
  • Cuenta con facilitadores entrenados en constante formación. Los facilitadores han vivido el Itinerario Formativo, cursado el taller de Facilitadores y participan en el programa de acompañamiento. La diversidad de facilitadores del CEFALAE (mínimo 6) enriquece el proceso.
  • Otorga constancia y certificación arquidiocesana.
  • Asesoría, actualización y formación complementariapara directores, facilitadores e interlocutores, mediante cursos y retiros acordes a las necesidades.
  • Fortalece la formación de agentes en los decanatos. Es el paso para organizar la formación específica.

 

Un reto para el decanato es “analizar la formación básica que se esté teniendo en el CEFALAE para consolidarla, de acuerdo a los lineamientos arquidiocesanos y estudiar otras modalidades para ofrecer esa misma formación básica a más bautizados que quieran comprometerse como apóstoles” (OP 2009, 96).

 

Para más información entrar a los sitios web:

http://www.vicariadepastoral.org.mx/vicaria-laicos/hojas/direccion.html

http://www.arquidiocesismexico.org.mx/index.php/vicarias/para-laicos/cefalaes

 

Contacto de la Comisión de CEFALAE:

Ma. de los Ángeles Aguilar
Responsable

Tel. 5208.3200 ext. 1650 ó 1718

Horario de atención: lunes a viernes de 10 a 16 hrs.

 

Comunidades menores

 

 

Las comunidades menores son «aquellos grupos de personas que comparten su vida cristiana mediante la reflexión frecuente de la Palabra de Dios y el compromiso apostólico, insertos en sus ambientes culturales, territoriales o ambientales. Ordinariamente surgen como casas de oración con ocasión del visiteo o invitación misioneros. Sus pasos siguientes son la vivencia del mensaje kerigmático y de la reiniciación cristiana para, después, consolidar su vida de comunidad con la catequesis y el apostolado, de preferencia, con acciones específicas» (OP 2009, 93).

 

Lo anterior posibilita el que la comunidad menor sea también un ambiente propicio para recorrer el itinerario de formación básica. En ella la formación es flexible, adaptada a las necesidades y ritmo de la comunidad y las personas. Lo ha de acompañar un facilitador, que ha cursado la formación básica completa y se ha capacitadoen el Programa de Facilitadores.

 

Para la comunidad es conveniente el estudio-reflexión de un manual a la vez. Tiene la posibilidad de comenzar el proceso formativo en el orden que lo requiera o incluso hacer combinaciones. Lo importante es la decisión de establecer un proceso y ofrecer a los bautizados itinerarios completos.

La formación básica realizada en comunidades menores ofrece los siguientes beneficios:

 

  • Facilita el crecimiento del discípulo misionero en un ambiente comunitario, fraterno y cercano.
  • Tiene carácter misionera, se realiza en las casas o centros de reunión, por lo que llega a un mayor número de bautizados.
  • Se adapta en tiempo, espacio y procesos, a las necesidades de la comunidad.
  • Es un espacio abierto de apostolado para los facilitadores capacitados.
  • Puede alternar la formación básica con otros contenidos.
  • Completa la formación con retiros, celebraciones acordes al tiempo litúrgico, convivencias.
  • Fortalece a la parroquia.

 

Nota importante:

El párroco y los facilitadores capacitados, deberán decidir las etapas, tiempos, manuales a estudiar, orden, en que hará su recorrido la comunidad menor. Aunque el proceso es flexible, deberá garantizar el paso por las tres etapas (conversión, comunión y apostolado), de lo contrario se pierde la sistematicidad y gradualidad requerida para una formación básica.

 

Otras modalidades

 

«Es necesario estudiar otras modalidades para ofrecer esa misma formación básica a más bautizados que quieran comprometerse como apóstoles» (OP 2009, 96c).

 

Lo anterior posibilita ser creativos y buscar nuevos espacios y ambientes para la formación básica. Entre ellos se pueden mencionar los centros decanales, parroquiales, institutos de formación, asociaciones, movimientos, etc.

 

Nuestra Iglesia particular desea «orientar y animar a los Movimientos y Organizaciones Laicales» para que asuman el proceso evangelizador y, dentro de sus grupos, sea prioridad la formación inicial y básica» (OP 2009, 99).

Se trata de centros o grupos que se rigen por una organización y objetivos propios. Para ellos también se pide se conviertan en espacios que ofrezcan la formación básica a aquellos laicos que ya tienen la inicial como vivencia y desean continuar profundizando su fe.

 

Al igual que las comunidades menores, estos centros, movimientos y asociaciones tienen la posibilidad de establecer itinerarios flexibles, adaptados a sus necesidades y objetivos. La formación básica en estos lugares también ha de ser acompañada de un facilitador que ha cursado la formación básica completa y se ha capacitadoen el Programa de Facilitadores.

 

La formación básica en otras modalidades ofrece los siguientes beneficios:

 

  • Facilita el que la formación pueda llegar a bautizados que buscan otros espacios formativos, o que pertenecen a asociaciones y movimientos.
  • Se adapta a las necesidades del grupo o centro.
  • Ofrece espacios abiertos de apostolado para los facilitadores capacitados.
  • Puede alternar la formación básica con otros contenidos, con lo quepermite la incorporación de elementos propios.
  • Fortalecen a la iglesia.

 

Nota importante:

El centro, ayudado por facilitadores capacitados, deberá decidir sus etapas, tiempos, manuales a estudiar, orden... Aunque el proceso es flexible, deberá garantizar el paso por las tres etapas: conversión, comunión y apostolado, de lo contrario se pierde la sistematicidad y gradualidad requerida para la formación básica.

 

Para mayor información sobre la formación básica contactar a la Arquidiócesis Primada de México con:

 

Leticia Estrada Silva
Asesora
Tel. 5208.3200 ext. 1357
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Martha Reid Rodríguez
Asesora
Tel. 5208.3200 ext. 1361
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

On line y/o autodidacta

 

 

 

 


... via Definicion ABC http://www.definicionabc.com/general/autodidacta.php

Ser autodidacta significa ser maestro de uno mismo. Mientras que unos se forman por los ambientes de formación arriba descritos, el buen autodidacta trata de aprender por sí mismo consultando libros, audios, asistiendo a conferencias, y especialmente, utilizando recursos de Internet y de los subsidios de formación, siempre sin ayuda de terceras personas.

El autodidacta mientras está aprendiendo puede enseñar, motivar la enseñanza a otras personas y además de ser productivo en muchas otras cuestiones en su formación.

Este proceso, (será coordinado por el Instituto San Pedro y San Pablo, el CEFALAE y Ediciones pastorales).

 

                       

          


                                                              
                                                            
        

                             

 

 

 

Acerca de nosotros

Pertenecemos a la Coordinación Arquidiocesana de Formación de Agentes de Pastoral (CAFAP), entre las cuales se encuentran las comisiones de: Vicaría de Área de Pastoral, Vicaría de Agentes, Vicaría para los Laicos, Equipo de Ediciones Pastorales, entre otras más.

Realizamos el itinerario formativo de los discípulos misioneros para la Ciudad de México, esto es con el fin de impulsar la renovación para avanzar en nuestra conversión como Iglesia Misionera.

 

Síguenos en