Fundamentación

 "El agente debe estar formado para la acción pastoral orgánica y de conjunto, dispuesto a poner sus dones al servicio de los demás y a complementarse en esa interacción. No son proyectos personales que se unen, sino personas elegidas y enviadas que hacen suyo el proyecto del Reino de Dios y se ponen a sus servicio" (OP 2009, 59).

 

 

¿Qué es la Formación Específica?

«Es el desarrollo y capacitación de los propios dones y carismas para realizar un servicio, que es expresión de la fraternidad comunitaria y participación en la tarea evangelizadora que Jesús encomienda a su Iglesia (MG 39)».Con esta formación nuestra iglesia particular quiere desarrollar la capacidad de servicio de los bautizados y así lograr comunidades corresponsables en la evangelización.

 

Intenciones:

 

  • Capacitar Agentes para sumarse a la Misión Permanente de nuestra iglesia particular, que vayan al encuentro de las culturas de la Ciudad de México, desde su propia vocación.
  • Acompañar a los agentes para vivir el servicio o ministerio en el que colaboran, como una vocación evangelizadora.

 

Características:

La formación específica “es el desarrollo y capacitación de los propios dones y carismas para realizar un servicio, que es expresión de la fraternidad comunitaria y participación en la tarea evangelizadora que Jesús encomienda a su Iglesia (MG 39)”. Con esta formación nuestra iglesia particular quiere desarrollar la capacidad de servicio de los bautizados y lograr comunidades corresponsables en la evangelización.

“El agente debe estar formado para la acción pastoral orgánica y de conjunto, dispuesto a poner sus dones al servicio de los demás y a complementarse en esa interacción. No son proyectos personales que se unen, sino personas elegidas y enviadas que hacen suyo el proyecto del Reino de Dios y se ponen a sus servicio” (OP 2009, 59).

 

El desarrollo de la formación específica requiere clarificar el tipo de servicio a realizar:

 

  1. Servicios espontáneos. Son las acciones que realizan todos los miembros de la Iglesia, en virtud de su bautismo y confirmación, en nombre de su fe; constituyen el tejido de la vida ordinaria de la Iglesia; se dan los distintos ámbitos de la vida cristiana: testimonio, educación en la fe, animación de las celebraciones, servicio de la caridad, compromiso social….
  2. Servicios reconocidos. Son las acciones que realizan algunos bautizados en nombre de la Iglesia que los envía; requieren un grado mayor de participación en la comunidad, opción madura de fe y preparación adecuada; son servicios concretos, de cierta duración. Es el servicio que realizan los misioneros, facilitadores, animadores de la pastoral familiar, juvenil, voluntarios de la caridad.
  3. Ministerios instituidos. Son las acciones que realizan algunos bautizados en nombre de la Iglesia, quien los reconoce públicamente y les confiere el ministerio mediante un rito litúrgico aprobado oficialmente; implican un compromiso formal y estable por parte de las personas que lo solicitan y son aceptadas por el obispo. Suponen una preparación especial. En nuestra Iglesia particular existen cinco ministerios instituidos: Acolitado y Lectorado (solo varones), Ministro Extraordinario de la Eucaristía, Catequista y Cantorado.

 

Interlocutores:

Bautizados que han descubierto su vocación misionera y desean colaborar en el anuncio del Reino en la Ciudad, en los servicios o ministerios a los que se sienten llamados.

 

Plan global de formación:

Se propone una plataforma común para todos los agentes, independientemente del servicio que realicen:

  1. El agente requiere completar los momentos iniciales del proceso evangelizador (formación inicial), contar con la formación básica o estar en proceso y los manuales puente.
  1. Recorrer el itinerario propio que cada servicio o ministerio requiere.

 

 

 

Cada programa necesita articularse de forma integral, señalar un proceso de crecimiento que lleve al agente a desarrollar su identidad, saberes y habilidades en orden a la realización personal y eclesial y al mejor desempeño en el mismo. Se propone el esquema de la formación con base en el ser, saber y saber hacer, para plasmar los diferentes programas y contenidos.

 

  • Ser: la formación deberá ayudar a descubrir la vocación del Agente en el servicio que realiza; desarrollar la espiritualidad y las actitudes propias del servicio. El modo específico de vivir su condición de hijo de Dios, en el desempeño de su servicio o ministerio pastoral.
  • Saber: los contenidos e información que fundamentan la pastoral y los que requiere saber el Agente para el desempeño de su función.
  • Saber hacer: las habilidades que necesita desarrollar el Agente para el desempeño de su servicio o ministerio.

 

Cada servicio o ministerio requiere explicitar itinerario, lugares, agentes, proceso de acreditación o certificación. La parroquia puede implementar algunos de estos procesos con ayuda de las comisiones vicariales y arquidiocesanas.

 

Agentes

Formadores, de preferencia profesionistas con formación y experiencia amplia en cada servicio o ministerio, coordinados y capacitados con las comisiones respectivas.

 

Subsidios

 

Los que señale cada comisión.

 

Acerca de nosotros

Pertenecemos a la Coordinación Arquidiocesana de Formación de Agentes de Pastoral (CAFAP), entre las cuales se encuentran las comisiones de: Vicaría de Área de Pastoral, Vicaría de Agentes, Vicaría para los Laicos, Equipo de Ediciones Pastorales, entre otras más.

Realizamos el itinerario formativo de los discípulos misioneros para la Ciudad de México, esto es con el fin de impulsar la renovación para avanzar en nuestra conversión como Iglesia Misionera.

 

Síguenos en