Formación Permanente

 

 

La formación es un proceso que se continúa toda la vida, es auto-formativa y se caracteriza por el interés que se tiene de seguir avanzando en su crecimiento personal y consciente la responsabilidad de actualizarse. Este proceso para nosotros como facilitadores no debe terminar nunca, es un proceso que nos va renovando interiormente y que nos lleva a ser personas plenas para responder coherentemente al llamado que recibimos de parte de Dios, y que nos facilita la inserción en una sociedad en continuo cambio. Además, nos ayuda a entender y comprender la problemática que viven la personas en la comunidad con la que nos relacionamos y vivimos.

Esta misón requiere que estemos en la continua búsqueda de la verdad, que nos libera de tantas esclavitudes presentes en el mundo de hoy, es por esto que nuestra formación permanente debe ser acompañada por otro pilar de la vida consagrada: La oración. La formación permanente es por tanto, también, una invitación y un desafío para actualizar el Carisma hemos recibido de Dios.

Esta búsqueda de continuar con la formación surge del deseo interior de seguir a Cristo, de configurarse con Él, el que la hace capaz de aprovechar todos los medios puestos a su disposición dentro de la formación permanente.

 

 

¿Qué es la Formación Permanente?

 

La Formación Permanente es un proceso educativo continuado que puede definirse como toda actividad de aprendizaje a lo largo de la vida con el objetivo de mejorar y actualizar los conocimientos, las aptitudes y capacidades de una persona para hacerla misionera, mediante el cual se busque obtener un adecuado conocimiento del papel protagónico como integrante de la Iglesia y el compromiso real y permanente con la misma y la sociedad, desde una experiencia discipular y misionera.

Esta formación propicia que el agente profundice en las diversas áreas de la Pastoral Eclesial, como buen servidor y que mantenga una continua formación y actualización. La formación permanente es un derecho y un deber de la Iglesia, esta se puede dar mediante cursos, conferencias, retiros, escuelas de formacion teológica, sólo por mencionar algunos ejemplos, y podrán organizarse ya sea en la propia Iglesia ó mediante convenios de colaboración con otras instituciones o universidades, ya sean públicas o privadas, con asociaciones civiles, etc.

 

 

 

 

 

Acerca de nosotros

Pertenecemos a la Coordinación Arquidiocesana de Formación de Agentes de Pastoral (CAFAP), entre las cuales se encuentran las comisiones de: Vicaría de Área de Pastoral, Vicaría de Agentes, Vicaría para los Laicos, Equipo de Ediciones Pastorales, entre otras más.

Realizamos el itinerario formativo de los discípulos misioneros para la Ciudad de México, esto es con el fin de impulsar la renovación para avanzar en nuestra conversión como Iglesia Misionera.

 

Síguenos en